FAQ

Un especialista analiza cada uno de los aspectos que influyen en un espacio, genera predicciones de emisión de ruido y patrones de propagación, así cuantificando los aspectos necesarios para la optimización de un espacio específico. Si el diseño acústico se deja en manos de un profesional no especializado, las consideraciones suelen ser basadas en proyectos anteriores y manuales genéricos lo cual termina convirtiéndose en especulación. En cualquier rama, un profesional especializado suele tener la capacidad de fundamentar de manera comprobable las soluciones propuestas.

Para ver más información hacer clic aquí.

En términos físicos, el sonido corresponde a ondas que se propagan por un medio y generan compresión y rarefacción de partículas en ese medio creando cambios microscópicos en la presión atmosférica local.  

La compresión corresponde al momento en que las partículas están juntas y generan la mayor densidad.

La rarefacción corresponde al momento en que las partículas se separan.

Ilustración de Onda Sonora

El confort acústico es percibir un espacio de la mejor manera sin que el ruido interno o externo interfiera con la comodidad propia, además de esto es la comunicación óptima, la claridad e inteligibilidad del mensaje hablado.

La frecuencia es la cantidad de ciclos que se cumplen en un segundo, estos ciclos se relacionan directamente a inicio y fin de la compresión y refracción de partículas. Se expresa en Hz (Hertz)

Ilustración de Onda y Frecuencia

Ver video

La reverberación comúnmente se conoce como “eco”. El eco es un fenómeno un poco más complicado que la reverberación, ambos suelen confundirse ya que la percepción de cualquiera de los dos son resultados de la dimensionalidad espacial y suceden luego de excitar un espacio por medio de un ruido. El tiempo de reverberación cuantifica el tiempo que tarda el sonido reflejado en caer 60dB.

El tiempo de reverberación de un espacio es directamente proporcional al volumen del espacio, inversamente proporcional al área superficial y de nuevo inversamente proporcional a la cantidad de material absorbente. En palabras más simples, el tiempo de reverberación en un espacio se determina de acuerdo con la volumetría de este, entre más amplio sea el espacio, más reverberación hay. Si es un volumen amplio y el área de superficie es segmentada en muchas superficies, la reverberación se incrementa, si se agrega mayor área en superficies, esta disminuye, y evidentemente si se incrementa el material absorbente en las superficies la reverberación también disminuye. 

El exceso de reverberación nubla los sonidos reproducidos en un espacio y disminuye la inteligibilidad de diálogo. Con esto dicho, la reverberación no es del todo mala, solo hay que lograr controlarla. 

El aislamiento acústico está directamente relacionado la eliminación de un ruido entre un espacio y otro. Mientras el control de reverberación no está aislando un sonido, sino, evitando que este resuene excesivamente, esto logra disminuir la presión sonora, sin embargo, no detiene el sonido solo controla su energía.

El sonido se cuantifica en decibeles (dB), existen distintos tipos de ponderaciones las cuales se obtienen de la curva Fletcher-Munson. Estas ponderaciones corresponden a la relación de la percepción subjetiva y la cuantificación objetiva del sonido.

El NRC, Noise Reduction Coefficient o Coeficiente de Reducción de Ruido es una clasificación de absorción global en materiales. Para obtener resultados óptimos es mejor revisar los coeficientes de absorción del material en bandas de frecuencia específicas ya que el NRC se promedia considerando los centros de frecuencia de 250 Hz, 500 Hz, 1000 Hz y 2000 Hz solamente.

El STC, Sound Transmission Class o Clase de Transmisión de Ruido es la clasificación más común utilizada en Estados Unidos para determinar la pérdida de transmisión de ruido aéreo y contempla las frecuencias desde 125Hz hasta 4kHz.

El IIC, Impact Isolation Class o Clase de Aislamiento por Impacto corresponde a la clasificación de pérdida de transmisión de ruido por impacto. Contempla frecuencias desde 125Hz hasta 4kHz.

Existen dos clasificaciones más dentro de este régimen Norte Americano para clasificar ruidos con contenido bajo de frecuencia. El OITC (Outdoor Indoor Transmission Class) y el Delta IIC.

Las clasificaciones constructivas se definen por el Criterio de Ruido (NC-Noise Criteria) específico de un espacio o el Criterio de Recintos (RC-Room Criteria). Estas son clasificaciones definen los valores a la hora de programar un espacio, dependiendo del tipo de espacio, se especifica el valor que se puede visualizar en la tabla a continuación:

Existen muy buenos aislantes de ruido, pero para generar un balance entre costo y beneficio suele ser más conveniente utilizar un conjunto de materiales a diferencia de uno solo.

No, el desempeño no va a ser nunca el mismo ya que el STC es un valor básicamente promediado en un rango de frecuencias, 125Hz a 4kHz. Si se coloca un material con un STC 75, el cual es un valor alto, y en el gráfico de desempeño a función de frecuencia tiene un valor de 15dB en 250Hz y la aplicación es para atacar un ruido prominente en la frecuencia antes mencionada, entonces este material no va a tener un buen desempeño. Esto quiere decir que el STC es un buen valor de referencia, pero se debe hacer una revisión de todos los valores de pérdida de transmisión a función de frecuencia para encontrar el material más indicado de acuerdo con la aplicación y cabe la posibilidad de que exista un material con esa misma clasificación, pero eficiente en el rango deseado.

La fibra de vidrio es un excelente aislante térmico, sin embargo, no acústico. Los paneles que se ven en los muros de una sala de grabación se utilizan para control de ruido interno de un espacio, no para aislar la emisión de ruido de un recinto a otro. En aspectos constructivos, el uso de fibra de vidrio complementa un ensamble constructivo, es decir el sistema completo que se vaya a instalar en un muro, piso o cielo. Ayuda a generar a extender el rango de frecuencia que ese muro, piso o cielo está atacando.

La manera más ineficiente para atacar la transmisión de ruido es por medio de absorción acústica. Para lograr un aislamiento eficiente hay que contemplar en conjunto la absorción y otros puntos de ataque como son la independencia estructural.

Tratamiento acústico

Tratamiento acústico, NO aislamiento

La espuma acústica no existe, erróneamente se le da el nombre de espuma acústica a la espuma con apariencia piramidal de mediana densidad. Lo que sucede es que este tipo de espuma tiene capacidades de absorción como cualquier otro material anisotrópico. La absorción eficiente en este material se genera usualmente en frecuencias altas lo cual corresponde al espectro más fácil de controlar con una gama muy amplia de materiales por los cuales se podría cambiar obteniendo una mejor inversión de dinero. Este tipo de material se utiliza para absorber ruido interno, no para aislamiento acústico como usualmente se promociona.